Servicios

Ranking Emérita Legal Abogados en derecho de familia

  • Abogados en derecho de familia Top de 5 España
    Nº 5 España
  • Abogados en derecho de familia Nº 1 de Castilla y León
    Nº 1 Castilla y León
  • Abogados en derecho de familia Nº 1 de Valladolid
    Nº 1 Valladolid

Qué hacer si el hijo no quiere ver al padre o madre

| Separaciones y divorcios

¿Qué sucede cuando un hijo no quiere saber nada de su padre sin ser mayor de edad? ¿Y por qué un hijo adulto rechaza a su madre? ¿Existen consecuencias a nivel legal ante estas situaciones? En nuestro despacho de abogados de Familia recibimos a menudo este tipo de delicadas cuestiones y que, sin duda, se trata de asuntos que afectan sobremanera al bienestar de todos.

hijo no quiere ver al padre

Lo más habitual es que los descendientes quieran mantener una relación natural con sus progenitores, independientemente de si su relación es mejor o peor, o de si han alcanzado ya la mayoría de edad. Sin embargo, hemos visto casos de hijos que no quieren a sus padres, y es en este punto donde más debemos profundizar en cuanto a cómo actuar y posibles consecuencias en ámbito jurídico.

Cómo actuar cuando un hijo no quiere saber nada de su madre o su padre

Antes de afrontar cuál sería la manera de actuar, vaya por delante la respuesta a la tan temida pregunta: ¿puede un hijo negarse a ver a su padre? Si es menor, la respuesta es muy clara: no. El hijo no puede rechazar a sus padres, salvo que exista un motivo grave que lo justifique (ya que se sigue lo estipulado en la guarda y custodia) o que haya alcanzado la mayoría de edad.

Si, en efecto, no hay razones fundamentadas para que muestren tales desafectos de por qué una hija rechaza a su madre hasta ese punto extremo, se debe empezar por abordar soluciones al alcance de la propia unidad familiar.

Puede sonar a tópico, pero es una verdad absoluta. La comunicación en la pareja también es clave en este sentido cuando se separan. Aclarar todos los motivos, así como exponer la situación actual con franqueza, ayudará en la toma de posteriores decisiones y a intentar encauzar el rumbo en lo que respecta a la relación con el descendiente. Siempre más por ellos más que por los propios ex cónyuges. Por eso, antes de tomar ninguna medida superior, lo mejor es sentarse a hablar.

Honestidad con los descendientes

Una vez que los padres tienen claro cómo abordar el asunto, es el momento de ser lo más claro posible con los hijos. Argumentar con respeto, empatía y honestidad acerca de la situación puede no solo acercar posturas entre todos, sino también hacerlos entender que lo mejor para su situación es intentar crear un clima de cordialidad y naturalidad.

Primar siempre su bienestar

No se trata ni más ni menos que del tan conocido Interés Superior del Menor en los divorcios que hasta la figura del mismísimo juez tiene en cuenta en cada litigio. Y esto también incluye escuchar sus motivos e inquietudes y valorar los demás aspectos para tomar la decisión que mejor se ajuste no solo a sus deseos, sino también a sus necesidades.

El Síndrome de Alienación Parental

No obstante, está claro que esa situación idílica de comunicación planteada previamente no siempre se cumple. De hecho, lo más habitual es que pueda surgir ese rechazo claro por parte del hijo hacia uno de los padres… y en ocasiones llega a ser incluso provocado de una forma un tanto velada por uno de los progenitores. Esto provoca un caldo de cultivo para albergar el llamado Síndrome de Alienación Parental.

¿Qué es el síndrome de Alienación Parental?

El SAP (Síndrome de Alienación Parental) es un rechazo del menor hacia uno de sus progenitores provocado por diversas circunstancias, normalmente cuando se está inmerso en la ruptura entre la pareja. En muchas ocasiones viene provocado por niños manipulados por su madre o padres que hablan mal a sus hijos de su madre. Es raro que un menor de edad, especialmente en edades inferiores a los 14 años, sienta tanta animadversión hasta llegar a ese punto.

Cómo revertir el Síndrome de Alienación Parental

Seguro que en más de una ocasión nos hemos encontrado ante frases como:

“Mi hijo solo quiere estar con su madre”. Típico caso cuando el padre observa que las actitudes del menor están muy lejos de desear pasar algo de tiempo con él. Incluso tiene una percepción negativa de su progenitor.

Por tanto, cuando los hijos no quieren a su madre o padre, suele esconder este motivo tan extendido. A veces, simplemente es por una cuestión de deseo, pero otras puede ser inducido de forma severa por una de las partes. Si nos encontramos ante un Síndrome de Alienación Parental, ¿cuál es la mejor forma de actuar?

  • Habla con tu ex cónyuge: como te comentábamos anteriormente, y más en este caso, el diálogo y comunicación es clave. Intenta esgrimir los motivos por los que consideras que no es correcto lo que está haciendo, ni siquiera beneficioso para el menor.
  • Defiéndete con educación: especialmente cuando tu hijo esté presente. Que vea que lo que dice la otra parte de la pareja no tiene por qué ser verdad.
  • Dale el cariño que merece: piensa que determinadas actitudes del menor vendrán acompañadas por la mala influencia ejercida del otro progenitor. Aunque de primeras no te dé el mismo nivel de cariño, simplemente aprovecha el tiempo con él sin ser muy complaciente, pero sí dándole comprensión y cariño.
  • No quieras provocar más disputa entre ambos: el conflicto por una de las partes ya está creado, por lo que ni aprovecharás bien el tiempo con el menor ni le ayudarás a cambiar su idea hablando mal de tu ex pareja. Solo podría llegar a perjudicarte.

Dicho esto, es importante posteriormente una evaluación de esta situación, dado que la ley no recoge este hecho como delito y, por tanto, no puede ser denunciado. No obstante, un informe psicológico pericial, atendiendo exclusivamente a criterios técnico-científicos, servirá como medio de prueba y ayudará al Tribunal a evaluar opciones de la situación y abordar la decisión más adecuada.

Denuncia por no dejar hablar con mi hijo

La relación entre progenitores y descendientes es un derecho que, en más ocasiones de las deseadas y debido a la ruptura, se ve limitado o restringido por una de las partes, como acabamos de ver. Si se impiden de forma reiterada las comunicaciones, lo mejor es que nuestros abogados especialistas en modificación de medidas interpongan una demanda para reclamar ante el Juez un acuerdo, para establecer incluso franjas horarias para poder comunicarse. Es tu derecho y, por lo tanto, debemos luchar por ello.

Qué pasa cuando un hijo adulto no te quiere

Al haber cumplido la mayoría de edad, ellos ya son libres para decidir con quién estar en los casos de separación o divorcio. Los hijos adolescentes de padres separados suelen acarrear mayores complejidades si se va contra su voluntad debido a que tienen plena libertad en actuar conforme sus deseos.

Cuando existe una pensión de alimentos de por medio, se pueden dar dos supuestos: aquellos en los que el hijo ha expresado de forma clara que no quiere tener relación con sus padres y otra en la que son los padres quienes quizá hacen más por no ver a los hijos para evitar pagar dicho abono.

No obstante, ten en cuenta que aunque tenga la mayoría de edad, y que la deberás seguir abonando hasta que tu hijo tenga ingresos propios, hay excepciones. Existen determinadas causas para solicitar la extinción de pensión de alimentos en los hijos mayores de edad que te liberan de tener que pagarla en ciertas circunstancias.

Mi hijo no quiere verme: ¿tengo que pagar pensión?

No, si la causa es imputable directamente al hijo y así se prueba. O sí, si de forma parcial o total la situación ha estado provocada por la pasividad del padre. Este tema de la extinción de pensión de alimentos por falta de relación entre padre e hijo ya lo abordamos con anterioridad con unas premisas muy claras. No será imputable al padre cuando el progenitor intente una cierta comunicación con su descendiente, aunque no tenga reciprocidad por parte del hijo.

Renunciar a un hijo para no pagar pensión

Ojo con este aspecto sobre renunciar a un hijo adolescente para no abonar el pago. Como has podido observar, si es el progenitor quien lo provoca (quiere hacer ver que su hijo no le quiere solo para no pagar pensión o durante un tiempo actuó generando esa situación actual), existen sentencias en su contra que establecen que pagarás pensión pese a que quieras renunciar a un hijo (Sentencia de Audiencia Provincial de Burgos de 6 septiembre 2019. SENTENCIA: 00274/2019).

¿Dónde reside la clave? Pues en demostrar que en realidad son los padres que no quieren a sus hijos. ¿Cuándo se paga pensión a pesar de no tener relación? La desafección entre ambos ha de ser directamente imputable al padre o a la madre. Es decir, si se prueba que el progenitor ha actuado con pasividad (sin haber hecho valer, por ejemplo, un régimen de visitas estipulado), deberá seguir abonando la pensión de alimentos. Por contra, si ha sido el hijo quien ha hecho todo lo posible para no ver a su padre, sí que cabe posibilidad de que se retire dicha pensión.

Cómo renunciar a la custodia de un hijo

¿Puedo renunciar a la custodia de mi hijo? Vaya por delante que se trata de la solución menos adecuada, aunque cabe la posibilidad de llevarla a cabo si se han agotado antes todas las vías. Frente a un motivo grave y justificado (lo que incluye también las circunstancias personales de los propios padres) que así lo requiera, se deberá establecer un nuevo Convenio Regulador o, si no se pudiera producir, se debe realizar con una demanda judicial de modificación de medidas, teniendo especialmente en cuenta el deseo del hijo.

Criterios del juez ante el rechazo de hijos a padres en función de su edad

No obstante, está claro que esa situación idílica planteada no siempre se cumple. De hecho, lo más habitual es que surja ese rechazo. En función de la edad, debemos tener presente que el juez valorará determinados aspectos para determinar la solución sobre que un hijo no quiere ver a su padre o madre. ¿Cuándo un niño puede decidir con quien vivir?

Rechazo de hijos menores de 10 años

El ejemplo más claro de influenciar negativamente por parte del progenitor. Los jueces suelen considerar que una negativa tan fehaciente a esta edad es fruto de una manipulación previa. Ya te hemos dicho ante el Síndrome de Alienación Parental como deberías actuar.

Hijos mayores de 10 años y menores de 14 que no quieren ver a su padre o madre

Si es menor de 12 años, el juez le escuchará para valorar su madurez. Cuando ya ha cumplido dicha edad, además se interesará por los motivos de negativa hacia el otro progenitor, y determinará una resolución.

Mayores de 14 años

Aquí se tienen en cuenta otros aspectos. Pongamos el típico caso: “Mi hijo de 14 años quiere vivir con su padre“. En estos términos, ya es muy importante lo que prefiere el menor, porque el juez valorará tanto su deseo como la voluntad, que ejercerá un papel fundamental para la decisión final.

Sin la minoría de edad: mayores de 18 años

Tienen plena libertad de decisión al cumplir la mayoría de edad legal sobre verse o no con alguno de los padres. No obstante, deberán siempre guardar respeto por su progenitor, que permanece durante toda la vida, tal y como dicta el artículo 155 del Código Civil.

Es obligatorio cumplir el régimen de visitas

Con relación a lo anteriormente mencionado, esto nos lleva a otra cuestión como es el régimen de visitas de los hijos en los divorcios. Es evidente que es obligatorio cumplir con lo que se acuerde en el Convenio Regulador, entre otras cosas porque es lo que se ha fijado de mutuo acuerdo, y también si esto incluye régimen de visitas de padres en distintas provincias.

No obstante, si ha sido vía procedimiento contencioso, mayor motivo aún, ya que acarrearía igualmente estar incumpliendo la ley y contraviniendo reiteradamente lo fijado en una Resolución Judicial, lo que incluso supondría consecuencias penales (art. 556 Código Penal).

Además, es delito no dejar ver a los hijos cuando existe una sentencia judicial que estipula un régimen de visitas. Se especifica como delito de coacción en el artículo 172 del Código Penal): “sin estar legítimamente autorizado, compeliere a otro a efectuar lo que no quiere sea justo o injusto”.

¿Hasta qué edad es obligatorio el régimen de visitas?

La obligatoriedad de cumplir con un régimen de visitas es hasta los 18 años, que es cuando el hijo cumple la mayoría de edad. A partir de ese momento deja de ser obligatorio y también se extingue la patria potestad de los padres sobre él.

Cómo y dónde denunciar el incumplimiento del régimen de visitas

Si la madre o el padre no cumple el régimen de visitas, para proceder ante este hecho hay una línea marcada muy clara.

En primer lugar, si hablamos de la vía civil, el otro progenitor deberá esgrimir por qué no se está cumpliendo. Si no hay causa que lo justifique, el Juez dictará Auto de Ejecución. Si esta vía está agotada, iremos por lo penal.

Si es la vía penal, se debe actuar del siguiente modo:

Requerimiento formal al progenitor que lo incumple

Mediante el envío de burofax o ante Notario, se comunicará a la otra parte su obligación de cumplir lo estipulado en la sentencia o el Convenio Regulador.

Pruebas que acrediten dicho incumplimiento

Desde testigos hasta todo tipo de comunicaciones (email, WhatsApp…). Deberás guardar estas pruebas durante el tiempo necesario mientras te priven de ello, ya que no solo tienes derecho a saber dónde está tu hijo, sino también a poder verlo.

Mediación judicial

Se trata del paso previo a realizar una demanda. Con la mediación judicial buscamos una vía más amable y menos agresiva para el bienestar del menor, siempre buscando un acuerdo que satisfaga a todos.

Demanda de ejecución

En este punto serán nuestro abogado y un procurador quienes intervengan en el proceso para interponer una demanda de ejecución de medidas ante el Juzgado que dictó sentencia. Si se sigue incumpliendo pese al requerimiento del Juez, el otro progenitor incurriría en un delito de desobediencia.

Confíe en nuestros abogados especialistas en divorcio

Como has podido apreciar, son muchas las posibilidades de actuación cuando un hijo no quiere saber nada de su madre o su padre. Consulta con nuestros abogados de divorcio y te ofreceremos el mejor asesoramiento para tus intereses. No sufras más por tus hijos y contacta con nosotros para la solución más adecuada a tu situación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


¿Tienes alguna duda? Estamos a tu disposición. Consúltanos

Utilizamos cookies propias y de terceros para fines analíticos y para mostrarle publicidad personalizada en base a un perfil elaborado a partir de sus hábitos de navegación (por ejemplo, páginas visitadas). Puede aceptar todas las cookies haciendo clic en el botón «Aceptar» o configurarlas o rechazar su uso Leer Política de Cookies.

Aceptar